Seleccionar página

Cómo saber la diferencia entre una alergia o una intolerancia a los alimentos y la importancia de incrementar el consumo de alimentos frescos y naturales.

Las reacciones adversas a los alimentos (RAA) han experimentado un incremento significativo en los últimos años, lo que ha generado un aumento significativo en el número de casos de alergias o intolerancias a los alimentos.

Es fundamental mantener un equilibrio en nuestra dieta, priorizando alimentos frescos y naturales en lugar de depender en exceso de los alimentos procesados, muy relacionados con el incremento de las reacciones adversas a los alimentos.

A menudo nos enfrentamos a la incertidumbre de no comprender si el descontento que experimentamos al consumir algunos alimentos, en particular, es una alergia o una intolerancia a lo que comemos.

Las reacciones adversas a los alimentos a veces se confunden y es por eso que es importante identificar que alimento nos está produciendo el malestar y conocer la diferencia entre una reacción alérgica o una intolerancia al alimento.

Además, cada persona tiene diferentes respuestas a los alimentos, de ahí la importancia de escuchar al cuerpo e identificar en una comida el alimento que está provocando algún malestar.

De igual manera, consultar a brevedad con el especialista de salud para obtener una orientación adecuada.

La disponibilidad de alimentos procesados y ultra procesados ha aumentado significativamente en los últimos años.

La vida actual ha generado una gran cantidad de ofertas alimenticias, pero también ha traído consigo este fenómeno creciente relacionado con la aparición, cada vez mayor, de reacciones adversas a los alimentos. Esta terminología se refiere tanto a alergias alimentarias como a intolerancias alimentarias.

¿En qué consiste la reacción adversa a los alimentos?

La reacción adversa a los alimentos (RAA), es el termino que se utiliza para denominar a cualquier reacción alimentaria no deseada en la que no se conoce todavía si se trata de una alergia o una intolerancia alimentaria. Incluye cualquier reacción anormal que se pueda producir por la ingestión, contacto o o inhalación de un alimento o de un aditivo contenido en él.

Las reacciones adversas a los alimentos se confunden frecuentemente con las alergias alimentarias.

Muchas veces, estas reacciones se deben a factores como:

  • Intoxicación alimentaria
  • Aversión psicológica a un alimento
  • Intolerancia a un ingrediente de un alimento.

De un modo sencillo, podemos ver esta clasificación como:

  • tóxicas (cuando dependen exclusivamente de la sustancia y se producen en todos los individuos) y
  • no tóxicas (cuando la reacción depende del individuo, y, por tanto, no aparecerá en todos los individuos)

Cada individuo posee una identidad distintiva en cuanto a su alimentación y su reacción hacia los diversos alimentos.

La mayoría de las personas consumen sin problema, una gran variedad de alimentos.  Sin embargo, para algunos, ciertos productos o componentes de alimentos les pueden generar reacciones adversas, que varian desde pequeñas erupciones hasta reacciones alérgicas graves. 

Las reacciones adversas a los alimentos pueden deberse a una alergia o a una intolerancia alimentaria.

La alergia alimentaria (hipersensibilidad), se define como una reacción alimentaria adversa que esta mediada por un mecanismo inmunitario basado en inmunoglobulina E. 

Este tipo de reacción aparece de manera constante, tras la ingesta, la inhalación o el contacto cutáneo con un alimento determinado y puede producir manifestaciones principalmente en la piel, mucosas, vías respiratorias o tracto gastrointestinal.

 Hay muchos tipos de alergias alimentarias siendo las más características las alergias al cacahuete o mani, marisco, soja, leche o trigo, entre otros

Por lo general, las alergias a los alimentos o a sus componentes se heredan y se identifican en los primeros años de vida.

La diferencia entre la alergia y la intolerancia a los alimentos es que en la primera intervienen procesos inmunológicos y la reacción es muy rápida, mientras que en la intolerancia no media ningún mecanismo inmunológico, sino una imposibilidad de procesar algún componente del alimento, y la respuesta es más lenta.

La intolerancia alimentaria: Es una reacción adversa a un alimento originada por reacciones metabólicas, farmacológicas, tóxicas, o del propio organismo no mediadas por inmunoglobulina frente a un alimento o componentes químicos presentes en el mismo. Por lo menos, no ha podido demostrarse la intervención de un mecanismo inmunologico

Sin embargo, hay un componente genético, epigenético o ambiental que ha originado la predisposición a ello.

Las intolerancias pueden ser diferentes. Las intolerancias metabólicas son las que se caracterizan por la falta, deficiencia o mal función de ciertas enzimas o proteínas necesarias para procesar el alimento.

Aquí encontramos reacciones adversas comunes como la intolerancia a la cafeína o la malabsorción a la lactosa o la fructosa.

Un buen ejemplo es la intolerancia a la lactosa, que se da en ciertas personas por la carencia de una enzima digestiva llamada lactasa, que descompone el azúcar de la leche.

¿Qué diferencia hay entre la alergia y la intolerancia alimentaria?

Las manifestaciones en la intolerancia son principalmente las mismas que en las alergias.

Dicho de una manera mas simple, la diferencia estriba en que en la alergia alimentaria intervienen mecanismos inmunológicos y en la intolerancia alimentaria no media ningún mecanismo inmunológico.

Cantidad del alimento y tiempo en manifestarse 

Otro aspecto importante que las diferencia esta relacionado con la cantidad del alimento que se necesita par producir la reacción y el tiempo que tardan en manifestarse los síntomas.

Alergia:

Responde a una muy pequeña cantidad del alimento y de forma casi inmediata o bien a lo largo de las 2 horas siguientes a la exposición del alimento en cuestión y su gravedad oscila de leves a potencialmente mortales.

Intolerancia:

La cantidad del alimento al que se es intolerante puede ser mucho mayor y tarda más tiempo en manifestarse, desde 6 horas o más posterior a su ingestión.

Mecanismos o que es lo que está ocurriendo

En el caso de la Alergia:

El alérgeno, que es la proteína  del alimento causante,  provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellas la producción de anticuerpos. 

Esos anticuerpos generan la segregación de sustancias químicas como la histamina, que produce varios síntomas como picor,  moqueo,  tos  o  trastornos  respiratorios.  

La alergia al maní o cacahuate es un ejemplo típico de alergia característica.

En el caso de la intolerancia:

Lo que ocurre es que el organismo presenta una imposibilidad para metabolizar, degradar o procesar un alimento determinado y esto puede deberse a diversas razones, las mas comunes son las metabólicas y las farmacológicas o químicas. También puede deberse a causas desconocidas y en este caso se dice que la intolerancia es inespecífica.

La intolerancia a la lactosa por deficiencia de la enzima lactasa que descompone a la lactosa, es un ejemplo común de una intolerancia

¿Presentas algún malestar después de comer alguna de tus comidas?

Si tienes la sospecha de presentar alergia o intolerancia a alimentos, Observa atentamente cuando lo que has comido te cae mal, es importante tener en cuenta estos cuatro puntos que te ayudaran a manejar la situación de la mejor manera posible.

  1. Escucha a tu cuerpo: Presta atención a las señales que te está enviando tu cuerpo. Si experimentas malestar, dolor de estómago, náuseas u otros síntomas después de comer un alimento en particular, es importante identificarlo y tomar medidas para evitarlo en el futuro.
  2. Identifica el alimento: Trata de recordar qué alimento consumiste que podría estar causando la reacción adversa
  3. Lleva un diario de alimentos: El registro de lo que estás comiendo, puede ayudarte a identificar patrones y posibles desencadenantes.
  4. Consulta a un profesional de la salud: Si los síntomas persisten o son graves, es recomendable que consultes a un médico o a un nutricionista. Ellos podrán ayudarte a identificar si se trata de una intolerancia alimentaria, alergia o algún otro problema de salud.

Recuerda que cada persona es única y puede reaccionar de manera diferente a ciertos alimentos. Escuchar a tu cuerpo y tomar medidas adecuadas puede ayudarte a manejar mejor las molestias generadas ocasionadas por el consumo de algún alimento.

¡Recuerda siempre que tu alimentación te debe generar bienestar!


Referencias Bibliográficas

https://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-nutricion-12-articulo-intolerancia-alimentaria-S157509220971407X

Caminero A. Reacciones adversas a los alimentos: ¿Cuál es el papel de los microorganismos? Acta Gastroenterol Latinoam 2021;51(3):259-270

ZingoneF, Bertin L, Maniero D, Palo M, Lorenzon G, Barberio B. Myths and Facts about Food Intolerance: A Narrative Review Nutrients 202315, 4969. https://doi.org/10.3390/nu15234969 https://www.mdpi.com/journal/nutrients 

Venter C. Immunonutrition: Diet Diversity, Gut Microbiome and Prevention of Allergic Diseases. Allergy Asthma Immunol Res. 2023;15(5):545-561 https://doi.org/10.4168/aair.2023.15.5.545 pISSN 2092-7355·eISSN 2092-7363