Seleccionar página

¿Cuál es el papel de la microbiota intestinal en la reacción adversa a los alimentos?

Las reacciones adversas a los alimentos están ligadas al funcionamiento de La microbiota intestinal. Esta acción la realiza a nivel del sistema inmunológico produciendo respuestas digestivas apropiadas. De igual forma, evita los efectos de ciertos productos de los alimentos. Como consecuencia, puede prevenir el desarrollo de alergias alimentarias e intolerancias a los alimentos. 

Por lo tanto, una microbiota intestinal equilibrada y una alimentación adecuada resultan ser un buen aliado para prevenir y mejorar las reacciones adversas a los alimentos.

Un buen ejemplo de esto seria, cuando la microbiota intestinal a través de la dieta producen metabolitos como ácidos grasos de cadena corta y aminoácidos, que regulan respuestas antiinflamatorias y antialérgicas.

Es por esto que una dieta alta en fibra  favorece la producción de ácidos grasos en el colon produciendo respuestas positivas a la tolerancia a los alimentos.

Igualmente, el ácido D-triptófano de ciertas bacterias puede disminuir la inflamación alérgica. También, los ácidos grasos omega 3 y omega 6 poseen propiedades antialérgicas. 

Aumento de las reacciones adversas a los alimentos y posibles causas

El aumento de reacciones alimentarias afecta a una quinta parte de la población mundial. De igual manera, se observa una mayor oferta de alimentos libres de gluten y lactosa. Además de harinas de tubérculos como sustitutos, para las personas con este tipo de problemas. 

Posibles causas de las Reacciones adversas a los alimentos

No obstante, las reacciones adversas a alimentos tienen diversas causas, no solo genéticas, y se relacionan con factores ambientales desconocidos. Por lo tanto, pueden influir en estas reacciones:

  • los cambios en el estilo de vida,
  • menor exposición a antígenos
  • diferentes patrones de lactancia
  • dieta occidentalizada

Microbios y reacciones alimentarias adversas: ¿Cuál es la evidencia científica?

En cierto modo, las investigaciones recientes señalan la relevancia de los microorganismos para mantener un equilibrio en nuestro sistema intestinal.

También, estudios señalan que pueden estimular o proteger contra las sensibilidades y tolerancias alimentarias. 

De igual manera, tenemos una relación de mutualismo con la microbiota intestinal, que nos aporta beneficios fisiológicos.

En consecuencia, la microbiota intestinal tiene un impacto en:

  • la fisiología,
  • el metabolismo
  • y la inmunidad del huésped

Todo lo anterior, afecta a los mecanismos para mantener el equilibrio y la tolerancia.

Por lo tanto, la composición de la microbiota es crucial y es diferente en cada persona. Ademas, es necesaria para el correcto funcionamiento del cuerpo. Por lo tanto, cualquier cambio en ella podría propiciar la aparición de reacciones alimentarias adversas.

Las investigaciones encuentran hasta ahora que:

La microbiota intestinal puede influir en la aparición de sensibilidades a los alimentos, relacionadas con:

  • patrones alimenticios,
  • antibióticos,
  • cesáreas,
  • enfermedad celiaca y
  • alergias

Además, la composición bacteriana en la infancia puede aumentar el riesgo de alergias en la vida. Por consiguiente, los microorganismos juegan un papel crucial en las reacciones adversas a los alimentos.

Mecanismos microbianos mediadores de reacciones adversas:

La mayoría de los antígenos y alérgenos alimentarios capaces de inducir reacciones adversas en humanos no son completamente digeridos por nuestras enzimas humanas.

No obstante, la microbiota intestinal desempeña su función en el metabolismo antigénico. 

¿Cómo las bacterias de la microbiota intestinal ayudan a digerir alimentos difíciles de absorber?

Para esto, las bacterias de la microbiota intestinal cuentan con una extensa variedad de rutas enzimáticas que no se encuentran presentes en nuestro organismo. Por esa razón, contribuyen a la digestión de componentes dietéticos de difícil asimilación.

La importancia de muchos componentes de la dieta que el organismo no puede utilizar estriba en:

Que los mismos resultan alimentos o combustible energético para los microbios intestinales, como lo es el caso de la fibra dietética. Son capaces de obtener ácidos grasos de cadena corta que pueden ser un combustible energético tanto para ellos como para el individuo.

En última instancia, estos componentes se transforman en sustratos para los microbios intestinales necesarios para mantener la integridad de la barrera epitelial .

En consecuencia, la mayor o menor capacidad para desarrollar determinadas sensibilidades o intolerancias alimentarias esta en función de la capacidad metabólica que posee la microbiota.

Ciertamente, el tracto gastrointestinal humano alberga microbios que pueden digerir antígenos de la dieta, afectando su inmunogenicidad. En consecuencia, las digestiones parciales pueden propiciar respuestas inmunes adversas al permitir el acceso sistémico de antígenos. 

Así mismo, las enzimas producidas por microorganismos pueden inducir sensibilidades alimentarias. Finalmente, bacterias degradadoras de antígeno en el tracto digestivo alto pueden proteger contra reacciones adversas. Por ello, la capacidad de desarrollar sensibilidades alimentarias depende de la microbiota y su capacidad metabólica.

Ya que, mantiene un ambiente intestinal capacitado para prevenir respuestas inflamatorias contra antígenos extraños a través de:

  • el mantenimiento de la integridad epitelial (primera línea de defensa  contra las exposiciones a microrganismos del entorno)
  • la educación de las células T reguladora (mediadoras fundamentales de la respuesta inmune)

Un ejemplo de esto, lo podemos observar con el butirato, un metabolito que deriva del metabolismo bacteriano de la fibra dietética. El mismo, tiene la capacidad de inducir células T regulatorias necesarias para el mantenimiento de la tolerancia a los antígenos alimentarios.

Factores que explican su importancia en su relación con las reacciones adversas a los alimentos

  • La microbiota intestinal ayuda a regular el sistema inmunológico, desempeñando un papel crucial en la tolerancia a los alimentos.
  • Desbalances en la microbiota pueden contribuir al desarrollo de alergias alimentarias al alterar la respuesta inmune del cuerpo.
  • Algunas bacterias intestinales pueden modular la permeabilidad intestinal, afectando la absorción de nutrientes y la respuesta a los alimentos.
  • La composición de la microbiota intestinal puede influir en la inflamación y la respuesta alérgica a ciertos alimentos.
  • Estudios sugieren que mantener un equilibrio saludable en la microbiota intestinal podría ayudar a prevenir reacciones adversas a los alimentos.

La microbiota intestinal ejerce funciones en el mantenimiento de la salud

  • Además de regular el sistema inmunológico, la microbiota intestinal también cumple otras funciones igualmente importantes para la salud del organismo:
    • Metabolismo de los nutrientes: Ayuda en la digestión y absorción de ciertos nutrientes, como vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo.
    • Protección contra patógenos: Al ocupar espacio y competir por recursos con bacterias dañinas, la microbiota intestinal contribuye a prevenir infecciones.
    • Producción de vitaminas:  Tienen la capacidad de sintetizarlas, por ejemplo: La vitamina K y algunas del complejo B,. que son fundamentales para diversas funciones biológicas.
    • Regulación del peso corporal: La composición de la microbiota intestinal puede influir en el metabolismo y en la tendencia a ganar o perder peso.

La microbiota intestinal puede contribuir a mantener la salud y evitar reacciones adversas a los alimentos:

Por todo ello, es importante mantener un equilibrio adecuado en la microbiota intestinal a través de:


Referencias Bibliográficas

Caminero A. Reacciones adversas a los alimentos: ¿Cuál es el papel de los microorganismos? Acta Gastroenterol Latinoam 2021;51(3):259-270

Venter C. Immunonutrition: Diet Diversity, Gut Microbiome and Prevention of Allergic Diseases. Allergy Asthma Immunol Res. 2023;15(5):545-561 https://doi.org/10.4168/aair.2023.15.5.545 pISSN 2092-7355·eISSN 2092-7363